Javier Arévalo viste de gala el Munat

El Alcalde Felipe Jiménez inaugura extraordinaria obra del artista: ‘Vamos a tu casa a beber y a la mía a cantar’ 

Tequila, Jal. (28 oct. 2017)- El Museo Nacional del Tequila (Munat), se viste de gala con la extraordinaria obra titulada “Vamos a tu casa a beber y a la mía a cantar”, del reconocido pintor tapatío Javier Arévalo.

El acto inaugural de la exposición, que fue alrededor de las 13:00 horas,   estuvo a cargo del Lic. Felipe de Jesús Jiménez Bernal, Presidente Municipal; del propio Arévalo; del Lic. Jorge Ortega y del Arq. José Villaseñor, representantes del Consejo Estatal para la Cultura y las Artes; y de la  señora María de los Ángeles Salas, que funge madrina de la muestra.   

Previo a la declaratoria de inicio, el Alcalde expresó una cordial bienvenida a los presentes, señalando que los tequilenses nos sentimos honrados y orgullosos de tener  en nuestro Pueblo Mágico, la obra de un gran personaje, de un hombre excepcional y de un artista único, como Javier Arévalo.

 El munícipe abundó en la enorme trayectoria artística del pintor,  destacando su trabajo, exhibiciones, homenajes e importantes reconocimientos que ha recibido, como el Premio Jalisco Artes Plásticas, en  el 2000; la medalla José Clemente Orozco, en el 2011; y la medalla Artist  Emeritus,  el año pasado, en el VI Encuentro Internacional de Poetas y el Arte, en la ciudad de Puerto Vallarta;  por solo mencionar algunas.

“Hace algunos días –Javier Arévalo- fue homenajeado por el Gobierno del Estado  e inauguró la exposición ‘Curiosidades Mexicanas’, en el Museo de Sitio en Palacio de Gobierno”, además,  el Edil enfatizó una frase del pintor: “Para ser artista se necesita de una gran capacidad, no solo de trabajo sino de aventura por que el mismo arte es una aventura, siempre se encuentra uno con una superficie en blanco”.

Finalmente, Jiménez felicitó al Maestro Javier y le entregó un reconocimiento, que lleva implícito el agradecimiento por permitir al bello pueblo de Tequila, ser parte de su historia.

La exposición reúne 69 piezas entre acuarelas y oleos, que muestran manos tendidas, cuerpos contorsionados, piernas al aire, sexos crudos y excitantes, se muestran en poderosa sintaxis, en un diálogo dramático de luces y sombras. 

Según Manuel de la Cruz González, curador de la obra, en Javier Arévalo concurren una serie de factores históricos y humanos que lo convierten en un extraordinario artista. Emplea una impresionante dialéctica de las formas intuida en su alma y reveladora por una sintaxis liberada por el frío rigor representativo y tradicional. Los cuerpos se trasforman en visiones que conservan su cotejo real, sarcástica y honda, donde los antifaces suplantan los rostros.

Así, Arévalo crea un mundo quizá emparentado con su paisano Orozco, donde los diversos elementos se equilibran situados donde son exactamente necesarios, y el color y los contrastes se agrupan en la perfecta lógica interna de la sustancia. De modo que el papel se transforma en sustento, en documento palpitante y vivo de una sensibilidad brutal y desgarrada.

La anfitriona del evento fue la señora Karen Ramos, responsable del recinto cultural, al que también asistieron funcionarios municipales, diversas personalidades y público en general.

 

imagenboletin: