REVIVE PARROQUIA ALTAR DE DOLORES

Tenía 70 años de no instalarse; lo ‘incendian’ el Pbro. Miguel  Vargas y el Alcalde Felipe Jiménez.

En coordinación con el Gobierno Municipal, 2015/2018, que preside FELIPE DE JESÚS JIMÉNEZ BERNAL, la parroquia de  Santo Santiago Apóstol, revivió el Altar de Dolores, que no obstante es una tradición religiosa  de las más populares en el país, en nuestra ciudad había estado ‘inerte’  por casi setenta años, lo que significa que  la gran mayoría de las generaciones que habitamos este Pueblo Mágico no habíamos sido testigos de una celebración de esta naturaleza.                       

De acuerdo con el  rito, también conocido como Incendio de Dolores, su encendido debe ser ocho días antes de la  Semana Mayor, por eso,  el Altar fue colocado este viernes en la Capilla del Señor de los Desamparados, correspondiendo su ignición, alrededor de las ocho de la noche, tanto al presbítero  Miguel Eduardo Vargas Esparza, como al Alcalde  FELIPE  JIMÉNEZ. Además de los mencionados, estuvieron en el recinto, Alicia Rodríguez, enlace del evento por parte del Ayuntamiento; así como regidores, directores y jefes de área que integran la Administración municipal.

El sacerdote dio una explicación del significado del ara, y la tercera de los mencionados, detalló sus elementos, señalando  que en las velas se colocaron rosetones de cera a manera de flor, debido que durante este tiempo no se ponen,  dado que las iglesias permanecen totalmente cerradas; las banderillas moradas representadas como flores, están incrustadas en naranja agria, que  al igual que la manzanilla, que aromatizan el lugar; las esferas, moradas y plateadas, son para que el reflejo personal haga sentir una pertenencia a la Madre Dolorosa; la luz,  que significa el camino, y finalmente, el papel picado purpúreo y blanco, representan el luto de la Iglesia y la pureza de la Virgen, respetivamente.

Según los historiadores, el ‘incendio’ del Altar llegó a México en el siglo XVIII con los primeros evangelizadores durante la conquista y rememora el sufrimiento que padeció la Virgen María por la muerte de su hijo Jesús.

De acuerdo con la página de internet archivohistoricodemorelia.blogspot.com/, sus elementos y significado de un Altar de Dolores, son los siguientes: 

La imagen central del altar (la virgen en escultura o pintura): La Dolorosa muestra un rostro que reflejan sufrimiento tan impresionante que estremece a quien la ve, sus manos unidas sostienen un pañuelo blanco, su vestido es morado, el velo blanco representa su pureza y el superior que puede ser azul marino o morado; igual que su atuendo, refleja un estatus de mujer casada. No faltan las siete espadas clavadas en el corazón, símbolo de su aflicción; los siete Dolores de la Virgen en el altar se representan con siete velas encendidas. Para el cristianismo, el número siete significa infinitud, de tal manera que está diciendo que sufrió infinitamente, y el color morado  es indicativo de tiempo penitencial, por lo mismo encarna su sufrimiento.

Trigo geminado: representa el cuerpo de Cristo hecho pan; de acuerdo a la tradición cristiana, se pone germinar en la oscuridad para que nazca de color amarillo místicamente, y en la religión se evoca al ocultamiento de la naturaleza divina de Cristo.

Yerbas olorosas: significan hacer menos penoso el camino de la Virgen; la flor de manzanilla fresca es parecida a la margarita que rememora al sol y es una planta medicinal que alivia el dolor.

Semillas: representan la naturaleza, debido a que se llevan a bendecir para ser utilizadas en la siembra y se considera una aportación de la cultura indígena prehispánica a los altares. Baste recordar que en algunas culturas del México antiguo, el maíz era considerado grano o dádiva divina y carne del hombre.

Naranjas agrias con banderitas de papel picado: aluden a Eva, quien pecó al probar la manzana, fruto prohibido y evoca a la Virgen que venció el pecado al aceptar el sufrimiento. Las banderitas son festivas y mitigan el dolor e indica el triunfo de Cristo sobre la muerte y el pecado.

Agua de colores: representan las lágrimas derramadas en la pasión o la sangre derramada por nuestra salvación, y las flores llaves son la solidaridad y el consuelo que los fieles brindan a la Virgen Dolorosa.

Las velas significan la luz que es Cristo, quien ilumina el camino y arden como un reflejo de nuestras almas que desgastan en la presencia de Dios.

Los siete dolores de la virgen:

Primer dolor: la profecía de Simeón.

Segundo dolor: la persecución de Herodes y la huida a Egipto.

Tercer dolor: Jesús perdido en el templo, por tres días.

Cuarto dolor: en María, encuentra a Jesús cargando la cruz.

Quinto dolor: la crucifixión y muerte de Nuestro Señor.

Sexto dolor: María recibe a Jesús bajando de la Cruz.

Séptimo dolor: Entierro de Jesús.

Por su parte, dio a conocer que el Altar estará expuesto hasta el día Sábado 15 del presente mes, invitándose  a la población en general al Rosario que se celebrará todos los días en punto de las 8:00 p.m., y finalizar, cada día,  podrán  degustar de las deliciosas aguas toreadas de limón con chía y jamaica que el Ayuntamiento ofrecerá a los asistentes.

imagenboletin: